Exageraciones

Exageraciones

Era una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando iba de compras y se subía a un taxi, su Angel de la Guarda se tenía que ir en otro taxi.

Seguir Leyendo

Exageraciones

Era una vez un hombre tan feo, tan feo, pero tan feo, que cada vez que la gente lo miraba, él les daba las gracias.

Seguir Leyendo

Exageraciones

Un tipo tan, pero tan alto que se tropezó un lunes y cayó el domingo.

Un tipo tan, pero tan tan tan que se volvió campana.

Seguir Leyendo

Exageraciones

Era un hombre pero tan, tan, tan bajito, que era el último en saber que llovía.

Seguir Leyendo

Exageraciones

Había una muchacha tan flaca, tan flaca, que cuando murió y la enterraron, tuvieron que echarle embutidos al ataúd para que comieran algo los gusanos.

Seguir Leyendo

Exageraciones

Había un pueblo tan pobre, pero tan pobre, pero tan pobre, pero tan pobre, que el arcoiris se veía a blanco y negro.

Seguir Leyendo

Exageraciones

El jefe de redacción del periódico anunció a su secretario:
Hubo un terremoto en Szplkwzsjnbn, Polonia. Averigüe de inmediato cómo se llamaba la ciudad antes del sismo.

Seguir Leyendo

Exageraciones

Había una vez un señora, muy, pero muy chica, que quería enfermarse a diario para que el doctor la diera de alta.

Seguir Leyendo

Exageraciones

un niño le dice a su mamá:
Mamá, mamá, mi abuelito huele mal.
La mamá dice:
¡Cállate niño!
El niño le vuelve a decir:
Mamá, mamá, el abuelito huele mal.
Y la mamá molesta le dice:
¡Ya, cállate, que no hay plata para..

Seguir Leyendo

Exageraciones

Era un hombre tan bueno, tan bueno, pero tan bueno, que subió al cielo sin haber muerto.

Seguir Leyendo