Era una vez

Era una vez

Había una vez un atlante que va a una tienda, y pregunta:
¿Cuánto cuesta ese televisor?
200 pesos, ¿es usted atlante?, pregunta el vendedor.
A lo que el atlante dice:
¿Por qué?
Por nada, responde el vendedor.
Va al día siguie..

Seguir Leyendo

Era una vez

Eran una vez unos papeles de todas clases que estaban reunidos en una pequeña fiesta en eso entran dos malvadas tijeras y los empiezan a cortar a todos entonces los papeles empiezan a gritar:¡Auxilio! que alguien nos ayude por favor.
Derrepente ..

Seguir Leyendo

Era una vez

Era una vez un niño tan feo, tan feo, que cuando nació el que lloró fue el doctor, y cuando se iba a dormir la mamá le decía:
Papito si viene el cuco, cuidadito con ir a asustarlo.

Seguir Leyendo

Era una vez

Había un tipo tan largo, pero tan largo, que se tropieza el lunes y cae el viernes.

Seguir Leyendo

Era una vez

Era una vez un niño tan, pero tan feo, que cuando picaba cebolla, la cebolla era la que lloraba.

Pero tan, pero tan feo, que cuando chupaba un limón, el limón era el que hacía la cara.

Seguir Leyendo

Era una vez

Era una vez un hombre tan gordo, pero tan gordo, que no se sentaba a la mesa sino EN la mesa.

Seguir Leyendo

Era una vez

Una vez un niño a quien su papá cuando llegaba borracho le pegaba le compró una muchacha inflable, y la infló y la puso en el cuarto de su papá. Llegó el papá y el hijo le dice:
Vino una muchacha a verte.
Al otro día le pregunta el hijo..

Seguir Leyendo

Era una vez

Era una vez una iglesia con el techo tan, pero tan bajo, que en lugar de que el padre dijera podéis sentaros decía cuerpo a tierra.

Seguir Leyendo

Era una vez

Era una vez una olla que no quería ser olla, y fue olla a presión.

Seguir Leyendo

Era una vez

Era una vez un chico tan alto, tan alto, tan alto, que se comió un yogurt y cuando le llegó a la barriga ya estaba vencido.

Seguir Leyendo